Lunes  23 de Octubre en Carlos Paz, Córdoba, Argentina

Las algas volvieron a teñir de verde las aguas del San Roque

Como viene ocurriendo en los últimos años, el manto verde se muestra al término de cada verano y pone en evidencia la 'delicada situación' que atraviesa el embalse más famoso.

Las algas volvieron a teñir de verde las aguas del San Roque

Foto: Archivo

Carlos Paz. Y un día, las algas volvieron, cubrieron las aguas del lago San Roque y comenzaron a emanar un olor nauseabundo que invadió el centro de Carlos Paz. Como viene ocurriendo en los últimos años, el manto verde se muestra al término de cada temporada de verano y pone en evidencia la delicada situación que atraviesa el embalse más famoso de la Provincia de Córdoba.

La problemática tiende a profundizarse con el paso del tiempo, alimentada por la inacción de los gobiernos y la indiferencia de los vecinos que habitan el perilago. Los últimos estudios que hicieron los especialistas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) sobre el estado del lago demuestran un avanzado grado de deterioro, principalmente, causado por desechos cloacales.
 
El saneamiento del San Roque se vuelve un imperativo por la importancia que reviste para el abastecimiento de la ciudad de Córdoba y la necesidad de preservar un recurso hídrico que no abunda en las sierras. Mientras el tiempo pasa, la población sigue creciendo y entonces la situación se vuelve cada vez más grave, más aún si no hay una legislación que preserve el lago.
 
Una de las acciones que deberá ejecutarse de forma inmediata es la culminación de las redes cloacales en los municipios y comunas que lo rodean, pero también avanzar sobre un plan de remediación ambiental en la cuenca y la aplicación de una legislación contra la deforestación. El Comité de Cuenca deberá tener un rol protagónico (que hasta el momento no ha tenido) y la adopción de medidas y políticas tendientes a la eliminación de los factores contaminantes. Sin la presión ejercida por la asociación civil "Calidad y Desarrollo Ciudadano" (que derivó en un fallo del juez de control de Villa Carlos Paz), ni siquiera se hubiese convocado al Comité de Cuenca, pero sin la voluntad de trabajar seriamente, todo los esfuerzos fueron insuficientes.
 
El gobierno provincial envió una cosechadora de algas que limpiaba superficialmente el espejo, pero sobre las medidas de fondo nunca se pronunció y tampoco se iniciaron gestiones ante la Nación para destrabar los fondos que permitan avanzar en el saneamiento de las aguas. Y así, las décadas pasan, y los habitantes del sur de Punilla ven cómo se va muriendo el San Roque.
Comentarios