Miércoles  28 de Junio en Carlos Paz, Córdoba, Argentina

Carlos Paz: La estampida comenzó por una pelea y no hubo disparos

Los investigadores de la Policía de Córdoba confirmaron que no hubo disparos en el interior de la Galería Sarmiento, donde comenzó la estampida que desató el terror el domingo pasado en Carlos Paz.

Carlos Paz. Los investigadores de la Policía de Córdoba confirmaron que no hubo disparos en el interior de la Galería Sarmiento, donde comenzó la estampida que desató el terror el domingo pasado en Carlos Paz, y que la histeria colectiva se desató por una violenta pelea de dos familias que esperaban por ingresar a la sala del Teatro Holiday.

Los comerciantes que fueron testigos del enfrentamiento desmintieron que hubiese una balacera y se sorprendieron por la reacción de la gente, que salió despedida hacia la peatonal carlospacense víctima del pánico y la confusión; al tiempo que confirmaron que todo se inició porque una de las familias había intentado colarse.

Se están terminando de analizar las grabaciones de las cámaras de seguridad para identificar a las personas que se vieron involucradas en el enfrentamiento y todos los comerciantes de la zona fueron citados a declarar. Lo concreto, es que se descartaron totalmente las versiones que hablaban del robo de la recaudación del teatro, una feroz balacera y hasta un atentado.

Los especialistas revelaron que no se hallaron casquillos de disparos, ni tampoco hubo heridos de bala ni sitios donde hayan impactados los proyectiles, como tampoco testigos que acrediten el uso de un arma de fuego en el interior de la galería.

Maximiliano Mondaca trabaja en una casa de chascos ubicada al lado del ingreso a la sala y contó: "Acá se inició todo el problema, se agarraron a las trompadas dos familias de buena posición económica que estaban haciendo la fila para entrar al teatro. Levanté la vista porque escuché una discusión y ví que se estaban tirando piñas. Eran dos familias enteras, unas siete personas aproximadamente, con adultos y jóvenes que peleaban entre sí como enceguecidos”.

"Las mujeres de la familia intentaban separarlos pero no podían. Luego pasó que la gente se asustó y salió corriendo para todos lados, se generó un verdadero caos en minutos y no sabían qué pasaba. Después salió corriendo la gente que estaba comiendo en los bares y se armó un revuelo mayor. Se habla de disparos, pero dentro de la galería no escuchamos nada. No vi un arma y tampoco hay nada en el pasillo de la galería. Los que comenzaron la pelea eran turistas y no se los veía como gente quilombera, se notaba que eran gente de clase media y estaban bien vestidos. A mí no me hicieron nada, pero entraron algunas señoras mayores a refugiarse ya que estas personas se peleaban fuerte y eran grandotes"; manifestó Mondaca a este medio.

Rodolfo Sittoni trabaja de mozo en el bar "Café de París", ubicado en el ingreso a la galería, y manifestó a El Diario: "Se generó un momento de pánico donde la gente salía corriendo a los gritos del fondo de la galería sin saber porque, venían corriendo como locos desde la puerta del teatro. Entonces, cuando las personas que se encontraban sentadas comiendo en la vereda vieron la gran cantidad gente que venía corriendo, se levantaron y huyeron. Todo sucedió por efecto contagio, rompieron todo y estaban desesperados. Se me fueron seis mesas y nadie volvió a pagar, se perdieron 4.000 pesos además de que se rompieron vajillas, botellas y hasta sillas, pero los dueños del local se hicieron cargo de las pérdidas. La situación nos sobrepasó”.

"Era impresionante, salían todos muy asustados y se perdieron varios niños que quedaron separados de sus padres por la confusión que reinaba. Fue algo salido de contexto que no tiene parámetros, nunca vivimos algo igual. Fue algo colectivo, la gente se metía a refugiarse en los comercios de la otra cuadra. Yo no escuché disparos ni vi armas y eso que estamos a veinte metros la galería donde comenzó todo. Yo estoy al lado y no sentí nada"; reconoció.

"Yo pensé que podría ser un temblor o algún derrumbe adentro del teatro, pero no entiendo cómo puede haberse desatado tanto pánico en tan poco tiempo. Los mozos nos quedamos parados en la vereda viendo como la gente salía corriendo. Y a la una de la mañana, muchos andaban buscando niños y se encontraban todos agitados. Pero creo que se han dicho muchas cosas que no tienen nada que ver con lo sucedido, muchos hablan de tiroteo y cualquier cosa y no han estado presentes acá para apreciar la magnitud de la estampida. En momentos así, no hay forma de controlar la psicosis de cuatro mil personas, no se las podía calmar ni detener de ninguna manera. Creo la Policía actuó bien, pero se dicen cosas que dañan la ciudad”; finalizó.

Galería de fotos
Comentarios