Miércoles  26 de Julio en Carlos Paz, Córdoba, Argentina

Irán se prepara para las elecciones presidenciales

Los candidatos que se postulan son el moderado Hassan Rohani y el religioso conservador Ebrahim Raissi.

Irán se prepara  para las elecciones presidenciales
En el día de hoy, abrieron las mesas de votación para que el pueblo iraní elija a su próximo mandatario.
 
 Unos 56,4 millones de electores están habilitados para pronunciarse entre continuar con la política de apertura al mundo preconizada por Rohani y el nacionalismo defendido por Raissi.

El balance de Rohani, de 68 años de edad, es criticado por Raissi, de 56 años y próximo al guía supremo, el ayatolá Ali Khamenei.

Khamenei sostuvo "El destino del país está en manos de los iraníes".

Sin embargo, las elecciones se dan en un marco de mucha tensión con Estados Unidos, tras la elección de Donald Trump, que el sábado estará en Arabia Saudita, gran rival de Irán en la región.

 Hassan Rohani, fue elegido en la primera vuelta en 2013, con el 50,7% de los votos,y aliado de los reformistas,  desea obtener un segundo mandato de cuatro años.

El presidente recibió el apoyo de su primer vicepresidente, Es-hagh Jahanguiri, un reformista que se bajó de  su candidatura e instó a votar por él.

La intención de Rohani, pese a la hostilidad estadounidense, es seguir  con la apertura iniciada en julio de 2015 con un acuerdo nuclear histórico con las grandes potencias, entre ellas Estados Unidos.

A cambio de su compromiso de desarrollar una política nuclear con fines estrictamente civiles, Teherán obtuvo un levantamiento parcial de las sanciones internacionales que obstaculizaban el desarrollo de su economía.

Se produjo además una impresionante caída de la inflación, que ha disminuido cerca del 40% en 2013 a alrededor del 9,5% actual.

Sin embargo, más allá de la recuperación de sus exportaciones de petróleo, el acuerdo nuclear que entró en vigor en enero de 2016, de momento no atrajo las inversiones extranjeras esperadas. Son únicamente de 1.000 a 2.000 millones de dólares, mientras que el gobierno cifra en 50.000 millones por año la suma necesaria para relanzar su economía.

Los inversores y grandes bancos internacionales siguen reticentes por la actitud de Estados Unidos que, desde la llegada al poder de Donald Trump en enero, ha endurecido  las sanciones no relacionadas con el programa nuclear, así como con el opaco sistema económico y financiero de Irán.

Ebrahim Raissi, que no está en contra con el acuerdo nuclear, deseado por el guía supremo Ali Khamenei, ha recalcado la falta de resultados de este compromiso, que desfavoreció a los más necesitados, a los que Raissi dice querer defender.

Este critica las malas cifras de desempleo que golpea al 12,5% de la población y al 27% de los jóvenes. Asimismo denuncia al gobierno de Rohani de actuar solo para "la oligarquía" del "4% más rico" del país.

Tanto para él como para el guía supremo, la salvación pasa sobre todo por "la economía de resistencia", con el foco en la producción y las inversiones nacionales.

La gran incógnita de esta votación presidencial es la tasa de participación y la posibilidad de una segunda vuelta el 26 de mayo, si uno de los candidatos no obtiene más del 50% de los votos.
Comentarios